0

Tu carrito está vacío

La dulce realidad sobre la Stevia

La dulce realidad sobre la Stevia

Actualmente Chile es el segundo país del mundo que más azúcar obtiene de los alimentos y todos ellos son nutricionalmente nefastos para la salud.  Mucha de la azúcar que se consume es en forma líquida, como lo son las bebidas. Lo cual facilita el consumo y hace que los clientes no se den cuenta de que están ingiriendo en la realidad. Es esta una de las tantas razones de obesidad y diabetes en nuestro país.

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no usa eficazmente la insulina que produce.

Entonces, por diversas razones, se reemplaza la azúcar por desemejantes edulcorantes no calóricos con gusto y características similares a la misma. Varias sustancias han sido propuestas para tal efecto, pero pocas han probado ser seguras para el consumo humano, con poder edulcorante y satisfactoriamente estables. Tenemos la sacarina, ciclamato, aspartame, sucralosa y los extractos de hojas de Stevia rebaudiana.

Debido al alto interés por conocer sus bondadosas propiedades y el procedimiento de nuestra Stevia, vamos a contarles a través de este articulo sus mejores secretos.

Su nombre botánico es Stevia rebaudiana y comúnmente es conocida como Stevia o hierba dulce.

Esta es una planta de uso medicinal originaria de Paraguay conocida por su uso como suplemento alimentario desde épocas precolombinas, especialmente para endulzar infusiones. Sus hojas tienen propiedades para mejora la sensibilidad de la insulina, es adecuada como un adyuvante para pacientes diabéticos  y / o aquellos que consumen grandes cantidades de fructosa. Lo cual se ha demostrado en diversos estudios el descenso significativo de la glucemia respecto a las cifras basales.

También es rica en antioxidantes, protectoras de la función renal y reduce la presión arterial. En el caso de la hipertensión, en China se realizó un estudio de muestra durante 2 años para conocer tales efectos y los resultados benefician aquellos con hipertensión leve. Esto se debe a que la Stevia tiene efecto vasodilatador, diurético y cardiotónico (regula la presión y los latidos del corazón).

Es también muy prometedora como agente inmune-modulador, ya que ayuda a regular el sistema inmunológico, no tiende a aumentar la inmunidad, sino que la normalizarla optimizando la respuesta inmune. Esta actúa mediante la estimulación de la inmunidad celular y la función fagocítica.

Ya que conocen gran parte de sus beneficios nos adentramos a aquellos principios que constituyen la Stevia regalándonos todas sus propiedades.

En 1931, dos franceses comenzaron a estudiar la Stevia, descubrieron una sustancia pura, de color blanco y cristalina que la denominaron esteviósidos, es una mezcla de 8 glucósido diterpénico, entre los que predomina el esteviósido (50%) y el rebaudiósido A  (30%). Los otros glucósidos están presentes en cantidades no detectables.

La potencia que tiene para endulzar es 300 veces mayor que la del azúcar y no contiene efectos tóxicos. Entonces, los glucósidos de esteviol son alternativas naturales para los edulcorantes sintéticos y para pacientes con enfermedades relativas al metabolismo del azúcar.

Otro punto importante eco- friendly es que estudios recientes han demostrado que los edulcorantes de Stevia pueden tener un impacto ambiental menor que otros edulcorantes de origen natural. Se demostró que la huella de carbono  de varios ingredientes de Stevia es 79% más baja que el jarabe de maíz alto en fructosa, 55% más baja que el azúcar de remolacha y 29% más baja que el azúcar de caña según los estándares de la industria.

Muchas veces se han preguntado por que la Stevia es de color blanco, pues como se menciona con anterioridad al ser purificada es de tal color. Pero nuestra Stevia tiene un proceso hidro-mecánico libre de químicos, lo que permite la conservación total de las propiedades de la Stevia. Es por eso que deseamos compartir con ustedes su procedimiento de principio a fin.

Después de la cosecha de las hojas, se realiza una deshidratación a uno 60° de temperatura, al estar totalmente seca la planta se muele y se realiza la primera extracción.

Este proceso se realizará por medio de una infusión a 60°. (Esto no tiene riegos de desnaturalización de los compuestos delicados). El extracto obtenido pasa por un proceso de filtración donde se retienen las partículas en suspensión, en este proceso se puede hacer uso de dos o más filtros o membranas que retengan las partículas.

Luego de este proceso comienza la purificación, el extracto de Stevia circula por un lecho de zeolitas  modificadas en forma ascendente quedando retenidos los pigmentos por adsorción en la superficie de la zeolita, lográndose una decoloración de un 80%, se concentra nuevamente la Stevia y se realiza una segunda decoloración.

Finalmente, tenemos el proceso de filtración y concentración de la Stevia para posteriormente realizar un secado. El proceso se caracteriza en pulverizar el fluido dentro de una cámara sometida a una corriente controlada de aire caliente para alcanzar una humedad final del 2% de agua. Una vez obtenido el material seco, se inspecciona y se envasa el producto.

Como producto final tenemos dos opciones, liquido o simplemente el polvo, este ultimo es mezclado con inulina  que proviene de la raíz de la achicoria. Su finalidad es disminuir levemente su dulzor, ya que es extremadamente dulce y difícil de dosificar. Es un producto soluble, rico en fibra y además nutre la flora intestinal, y lo mejor de todo obtendrás sus mejores propiedades para el cuidado de la salud.

Recomiendo usar la Stevia en sabores hierbales, como son las infusiones o con frutas cítricas y ácidas como en una limonada o un delicioso postre de frutos del bosque que queda en completa armonía.

Les dejo una idea para realizar una excelente leche de coco:

 

Para 1,5 litros

Ingredientes

  • ½ taza de coco rallado y 1 taza de agua filtrada
  • 1 litro de agua filtrada
  • ½ cucharadita de ralladura de limón
  • 1 cucharadita de Stevia (equivale a 8 gotas de Stevia).
  • 1 puntita de sal marina
  • 1 cucharadita de aceite de cáñamo
  • 1 cucharadita de canela en polvo

Preparación

  • Coloca todos los ingredientes, excepto la canela y con solo ¼ de litro del agua en una batidora de vaso.
  • Batir a velocidad lenta durante 1 minuto hasta obtener una mezcla suave y sin grumos.
  • Añadir el resto de agua y batir nuevamente.
  • Servir y decorar a gusto.

 

Camila Soto
Naturópata

Noticias y actualizaciones

Regístrate gratis para obtener lo último en ventas, nuevos lanzamientos y más…